La princesa Nayaleena vive en un reino lejano. Su castillo está completamente hecho de chocolate, rodeado de un foso de chocolate. La cama en la que duerme es chocolate, e incluso tiene una muñeca de chocolate para jugar. A ella le encanta el chocolate, y eso la hace feliz. Pero la princesa se pone triste porque no tiene a nadie con quien compartir su chocolate...